El doctor Fernando Bandrés, director académico de la Fundación Tejerina, ha animado a los alumnos de la Facultad de Medicina a reconocer el entorno de la realidad profesional de los próximos años, en la que los rápidos y poderosos avances de la tecnología no deben incapacitar al médico humanista, aquel que cree que sigue estando vigente la atención cercana y humana al paciente.
En España habrá unos 23 millones de pacientes crónicos con pluripatologías gracias a la alta esperanza de vida, la capacidad predictiva que se maneja y las nuevas tecnologías. “En mi opinión, señaló el profesor Bandrés, el gran cambio que se ha producido no es de paradigma sino que es un gran cambio cultural. El acto sanitario que hasta ahora era asistencial en los próximos años va a ser triple: asistencial, docente e investigador”.
“También el perfil del paciente ha cambiado radicalmente. En el siglo XXI es un paciente muy informado, con un nivel alto de formación cultural y tecnológica, que va a exigir al médico una capacidad de comunicación con un mayor nivel de madurez y de coherencia”, añadió.
Moderado por Benjamín Herreros, y acompañado por Enrique Olivares, cirujano plástico y profesor de la Universidad Europea, el profesor Bandrés ha recordado a los alumnos que son una élite en el sentido de que tienen la responsabilidad del futuro. “No sois propietarios del conocimiento sino que sois herederos del conocimiento, y eso hará que nuestra profesión se mantenga al nivel necesario para salir del estado de mediocridad en que la sociedad ha entrado”.
Estos Diálogos se enmarcan en los Seminarios sobre Medicina y Cultura que, de la mano de diferentes expertos y prestigiosos profesionales, pretenden descubrir al alumno los distintos aspectos humanos, culturales y sociales de la Medicina y ayudarle a gestionar no solo los datos científicos sino también los sentimientos, valores o problemas sociales que enfrentarán en la práctica clínica.

 

Luis Luna
Periodista. Especialista en comunicación, gabinetes de prensa y redes sociales. Colaborador del blog de Fernando Bandrés